Directoras de cine, las grandes desconocidas – Parte 2 –
  • 01
  • 12

Hace pocos días fue el día internacional de la eliminación de la violencia contra la mujer, concluimos nuestro pequeño homenaje dedicado a grandes directoras de cine, actuales y no tan actuales con nuestro segundo y último post de este serial. La violencia machista no es únicamente una violencia explícita, física, se trata de una violencia social que ha generado un trato desigual entre hombres y mujeres en muchos campos de nuestras vidas, como también lo son el mundo del arte o el mundo laboral.

Ya vimos cómo muchas de estas pioneras consiguieron hacerse hueco en el mundo cinematográfico, llegando a ser, en algunos casos, las primeras en hacer cine en sus países. Si en la primera entrada de este post nuestras protagonistas principales fueron cineastas originarias de países occidentales y orientales (tales como Alice Guy, Nadine Labaki, Kathryn Bigelow, Haifaa Al-Mansour, Naomi Kawase o Deepah Mehta), hoy centramos nuestra entrada en directoras africanas, afroamericanas y latinoamericanas. El motivo por el que he hecho esta separación no es otro que situar a cada una de ellas en un contexto sociocultural más preciso y ajustado a las realidades que han vivido cada una de estas cineastas.

 

Ava DuVernay – Vanity Fair

 

Directoras afroamericanas

Conocemos un gran número de mujeres afroamericanas que han triunfado en el mundo del cine, aunque en su mayoría estas han sido aquellas que se han situado delante de las cámaras. Actrices como Whoppi Goldberg, Halle Berry, Viola Davis, Pam Grier o una de las clásicas, Dorothy Dandridge. No por ello han faltado grandes cineastas con raíces africanas (muchas de ellas nacidas en Estados Unidos o en latinoamérica), que se han hecho un hueco en el mundo del celuloide, premios aparte.

Probablemente, entre las directoras afroascendientes más conocidas estén Julie Dash, creadora de obras como ‘Daughters of the Dust’ (1991) o ‘The Rosa Parks History’ (2002); la polivalente Alile Sharon Larkin que destacó por ‘Children come back to you’ (1979); la también directora de fotografía Jessie Maple por su largometraje ‘Will’ (1980); o la genial y ya difunta Maya Angelou con su ‘Down in the Delta’ (1998). No solo USA ha sido cuna de cineastas afroamericanas de calidad. Cabe destacar el caso de las brasileñas Eliciana Nascimiento y Viviane Ferreira, ambas especializadas en el mundo de los cortometrajes. Mientras que la primera fue creadora de una magistral obra llamada ‘The summer of Gods’ (2013), Ferreira fue llamada a participar en el Festival de Cannes por su corto  ‘O día de Jerusa’ (2014).

Para cerrar este apartado hacemos una mención especial a una de las mejores directoras que ha dado la industria de Hollywood: Ava DuVernay Esta mujer nacida en Los Angeles en agosto de 1972 ha forjado su carrera a base de lucha, coraje e ideas. Tras comenzar rodando documentales, la cineasta fue obteniendo un merecido reconocimiento a un paso lento, pero firme. Con su segundo largometraje ‘Middle of Nowhere’ (2012) DuVernay fue premiada en el Festival de Sundance a la ‘Mejor Dirección'(siendo la primera afroamericana en lograrlo), aunque fue su tercer film, ‘Selma'(2014), su obra más laureada con una nominación a los Oscars como mejor película y un globo de oro como mejor directora.

Sarah Maldoror –
www.africaescine.com

Directoras africanas

Las que a continuación narramos son auténticas pioneras, revolucionarias y luchadoras que a pesar de ser mujeres, negras y haber nacido en suelo africano, muchas han sido las primeras en conseguir hacer cine en sus países. Empezando por la senegalesa Safi Faye, primera mujer en rodar una película en África Subsahariana con su cortometraje ‘La passante’ (1972); siguiendo por la ya fallecida Assia Djebar, intelectual y cineasta, que fue la primera en dirigir una película en Argelia, ‘La Nouba des femmes du Mont Chenoua’ (1978); pasando por Fanta Regina Macro, nacida en una zona rural de Burkina Faso, primera mujer en rodar allí, una de las fundadoras de la Guilde Africaine des Realisateurs et Producteurs (Gremio Africano de Directores y Productores)…

Hija de inmigrantes de Guadalupe, aunque originaria de Gers (Francia), cabe destacar el caso de Sarah Maldoror. El hecho de haber sido una de las primeras mujeres en dirigir en África (con su corto ‘Monagambée’ -1968) ha provocado que su trabajo se haya incluido a menudo en estudios sobre el papel de las mujeres en el cine africano. Concienciada en contra del colonialismo portugués en Angola, su primer largometraje de ficción fue ‘Sambizanga’ (1972). Esta película se ambientó en la cárcel portuguesa situada en un Barrio de Luanda que recibe el mismo nombre que la obra, en la que encerraron, torturaron y asesinaron a un gran número de militantes angoleños. Maldoror ha conseguido, merecidamente, una fama como activista, artista y pionera.

Otros nombres de referencia son los de la tunecina Moufida Tlatli, la cual fue la primera mujer árabe en dirigir un largometraje completo con su ficción, ‘Les silences du palais’ (1994); Farida Benlyazid, que aunque no fue la primera cineasta marroquí, si ha conseguido elaborar una extensa filmografía en la que destaca ‘Bab al-samâ maftouh’ (1988), su primer largometraje y uno de los de referencia en Marruecos; Wanjiru Kinyanjui, otrora periodista, poeta y escritora, fue la primera mujer en rodar una película en Kenia con ‘A Lover and Killer of Colour’ (1988); cerrando esta lista con la Rahmatou Keita (primera cineasta en dirigir una película en Níger) o Anne – Laure Folly (distinguida directora de documentales sociopolíticos, pionera en realizar cine en Togo).

Sara Gómez – www.fandor.com

Directoras latinoamericanas

Las mujeres latinoamericanas también han visto como su contribución a la creación de cine en Centroamérica y Sudamérica ha sido históricamente infravalorada, siendo menospreciada en muchos casos su aportación creativa. Si hay que hablar de cineastas pioneras en Latinoamérica hay que hablar de la brasileña Carmen Santos (1904-1952). Empezó su carrera como actriz, peleando durante años hasta conseguir protagonizar su primera película, ‘Onde a terra acaba’ (1933), cinta en la que ella misma tuvo que buscar un director que concluyera el proyecto. Santos, quiso desmarcarse de la etiqueta de musa seductora haciéndose cargo de su vida profesional, eligiendo sus propios proyectos, contratando a sus directores, produciendo, protagonizando y dirigiendo. ‘A Carne’ (1923), obra prima de la cineasta, fue rodada, pero nunca lanzada al público. El caso de la pionera Carmen Santos nos ayuda a entender mejor los de sus sucesoras en el cine latinoamericano.

Situándonos entre los años 60/70, otra cineasta digna de culto es Sara Gómez (1942-1974). También guionista, música y periodista, esta mujer cubana podría estar también incluida en el apartado de directoras afroamericanas, pues además de mujer, era negra. No hubo nada que le impidiese convertirse en una referencia en el cine. Vinculada a movimientos sociales y feministas, fue la primera directora del Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficos de Cuba (ICAIC). A pesar de su muerte temprana, el trabajo de Sara Gómez ha perdurado en el tiempo, haciendo de su cine en blanco y negro una obra contemporánea. Abordó temas como la discriminación racial, de clases, machista; la ruptura de la Cuba antigua con la moderna; y dio voz a programas sociales centrados en mejorar la vida del pueblo cubano. Con su largometraje de ficción, ‘De cierta manera’ (1974), se convirtió en la primera mujer en rodar una película en Cuba. Su legado todavía perdura.

Más modernas, pero que sin duda siguen continuando una lucha que parece engañosamente lejana en el tiempo, están la mexicana María Novaro, probablemente la cineasta mexicana con la carrera más exitosa, con una filmografía que empieza en 1978 y perdura hasta el día de hoy; la argentina Lucrecia Martel, una mujer crítica, que consiguió hacerse un hueco en el cine argentino, reconocida por gran número de festivales internacionales por su primer largometraje ‘La ciénaga’ (2001); Claudia Llosa, genial directora peruana, creadora de obras tan magníficas como ‘Madeinusa’ (2006) o ‘La teta asustada’ (2009), defensora de los derechos de la comunidad LGTBI con su corto ‘Loxoro’ (2011); Issa López, escritora y directora de ‘Efectos secundarios’ (2006), primera película producida por Warner Bros en México; o cerrando esta lista, Kátia Lund, codirectora de ‘Cidade de Deus’ (2002), que a diferencia de su compañero de film, Fernando Meirelles, no fue nominada por la academia de los Oscars por la mejor dirección.

Carmen Santos –
Medium

Los nombres de todas y cada una de ellas conforman una lista llena de mujeres, con una carrera, que habla de una realidad que muchas cineastas viven, han vivido o vivirán. Hablan del tener que nadar a contracorriente y exprimir hasta la última gota tus habilidades creativas para destacar en un mundo en el que, el sexo con el que naces, puede facilitar o dificultar tu camino. Por esto, pero también porque cada una de las luchadoras, artistas, pioneras que citamos en esta lista ha demostrado que el arte no entiende de géneros, sus ejemplos demuestran que la lucha tiene recompensa. Este es nuestro pequeño homenaje a todas estas grandes cineastas, pero sobre todo a estas grandes MUJERES.

More News
  • 24 Ago 2017
  • 0
El cofundador de Netflix, Mitch Lowe, creó allá por 2011 una startup a través de la cual la gente podía ir al cine mensualmente por una tarifa...
  • 8 Sep 2017
  • 0
En numerosas ocasiones, el cine que se extiende más allá de las fronteras de Hollywood o Europa no obtiene el reconocimiento que merece. Sin embargo,...
  • 23 Nov 2017
  • 0
Esta semana os traemos un nuevo spot grabado para ‘Barón Dandy (Espiral). Barbería Barber Shop‘. En esta ocasión, nuestro trabajo ha consistido en hacer realidad la idea...